Una carta de acción de gracias y reconocimiento! – Serie Filemón 4-7

| March 12, 2017 | Reply

 “Doy gracias a mi Dios, haciendo siempre memoria de ti en mis oraciones, porque oigo del amor y de la fe que tienes hacia el Señor Jesús, y para con todos los santos; para que la participación de tu fe sea eficaz en el conocimiento de todo el bien que está en vosotros por Cristo Jesús. Pues tenemos gran gozo y consolación en tu amor, porque por ti, oh hermano, han sido confortados los corazones de los santos.” Filemón 4-7

Hoy damos continuación a la serie del estudio de la carta a Filemón, en nuestra primera parte vimos que esta carta es una carta de identidad, donde Pablo se presenta así mismo como prisionero de Cristo, e identifica a sus hermanos como amados y compañeros de milicia, tenemos que al finalizar su saludo emite unos deseos característicos de los creyentes hacia los demás, vimos como Pablo ha comenzado a abrir brecha, para luego echar los fundamentos que vendrán a ser la base de su petición, esto es la reconciliación. Aunque el clímax de esta lo veremos en el próximo estudio, debemos tener en mente hacia que nos está llevando Pablo y por el momento nos centraremos en los versículos del 4 al 7, veremos el modo que Pablo usa para continuar dando argumentos con base en las escrituras, y como utiliza su mismo ejemplo para llevar a razonar a Filemón en la elección de una decisión correcta.

En este texto hallamos el cuándo, porque, y para qué, dar gracias a Dios, recordemos que el contexto histórico del pasaje nos enseñaba como era la esclavitud en el imperio Romano del primer siglo, era algo muy normal pero no era una esclavitud barbárica como la practicada por los países europeos; Filemón había dicho a Apia: “No sé cómo llegó esta epístola a manos de este tipo, pero de lo que no hay duda es de que es de Pablo. De modo que continúa leyendo la carta: lo cual nos ubica en nuestro primer punto.

El, ¿Cuando?

“Doy gracias a mi Dios, haciendo siempre memoria de ti en mis oraciones.” V. 4, en otra versión dice: “Doy gracias a Dios siempre haciendo mención de ti en mis oraciones”, en este cuando, vemos el corazón de un verdadero Apóstol (agradecido) tal y como debería de ser en todo creyente, Pablo da gracias a Dios en sus oraciones cada vez que se acuerda de Filemón, y no sólo da gracias a Dios por Filemón, sino por la labor que beneficia a todos los santos, de esta forma les hace saber que los recuerda siempre, y no de vez en cuando. ¡Qué actitud verdadera de un cristiano!, esta es la actitud que deberíamos de adoptar, y que debería prevalecer en nuestros corazones. (Gratitud hacia Dios y hacia los demás).

¿Cada cuando nos acordamos  de los hermanos en Cristo, de otros países, ciudades y demás lugares de esta tierra? ¿Los tenemos en nuestra mente a cada instante? ¿Oramos por ellos a cada momento?, estas son preguntas que deberíamos de hacernos hoy en día a cada instante; tanto Filemón como todos los creyentes, ocupaban un lugar especial en el corazón de Pablo, y esto es algo digno de imitar en cuanto al amor que cada cristiano debería de sentir el uno hacía el otro. Doy gracias a mi Dios, haciendo siempre memoria de ti en mis oraciones”, que hermosas palabras, cuanto llegarían a conmover el corazón de Filemón, aun los más piadosos entretanto que vivan en el mundo, jamás poseerán seguridad perpetua alguna como para no necesitar de la oración, para que Dios les conceda no sólo perseverar hasta el fin, sino también progresar cada día.

Ahora tratemos de construir la escena; Filemón dice a Apia, “escucha esto, el anciano Pablo ha estado orando por nosotros, incluso estando en la cárcel. ¡No es maravilloso! y pensar que se acuerda de nosotros aquí en Colosas en oración. ¿Me pregunto sobre qué orará?” Imaginen el deseo de Filemón por continuar leyendo la carta, el ahora está seguro que Pablo ora siempre, pero en su corazón se debió encender una llama de deseo por saber la motivación de su oración, lo cual nos ubica en el segundo encabezado.

El, ¿Por qué?

Pablo da gracias a Dios, “Porque oigo del amor y de la fe que tienes hacia el Señor Jesús, y para con todos los santos;” V. 5 “porque por ti, oh hermano, han sido confortados los corazones de los santos.” V. 7b, esto es; tú has dado esperanza a los que la han perdido y alientas a los que la están perdiendo. En este “¿Por qué?” vemos el poder de la verdad, los dones que deben acompañarnos y que debemos procurar; solo quien tiene fe, puede amar verdaderamente para de esto modo infundir esperanza y alentar corazones.

El apóstol Pablo, ha escuchado acerca del amor y fe que Filemón tiene para con nuestro Señor Jesucristo; y no solamente esto, sino también de su amor para con los santos, la palabra ‘Oigo” está escrita en presente continuo, lo cual indica que en ese momento Pablo escuchaba acerca del amor y fe de Filemón. ¿Cómo se dio cuenta Pablo de esta información?, probablemente esta información fue traída por medio de Epafras, un fiel ministro y amado en Cristo y/o el mismo Onésimo.

“ pues hemos recibido noticias de su fe en Cristo Jesús y del amor que tienen por todos los santos” Colosenses 1:4

 “Así lo aprendieron de Epafras, nuestro querido colaborador y fiel servidor de Cristo para el bien de ustedes. Fue él quien nos contó del amor que tienen en el Espíritu. Por eso, desde el día en que lo supimos, no hemos dejado de orar por ustedes.” Colosenses 1:7-9

¿Qué es lo que los hermanos escuchan de nosotros hoy en día? ¿Oyen ellos que nosotros tenemos amor y fe para con nuestro Señor Jesucristo y el resto de los santos?, desearía  que este fuese el caso con cada uno de nosotros. Filemón fue una persona que se esforzó por ser un buen ejemplo a los demás, y este reporte había llegado hasta oídos del apóstol Pablo. ¡Qué bueno es cuando la gente escucha cosas buenas de los santos!, no para gloriarnos sino para glorificar a Dios, que al vernos se admiren y exclamen, ¡Como se aman!, esto es reflejar la imagen de Cristo correctamente, Pablo usara este reporte para continuar argumentando en la mente de Filemón.

La palabra ‘Santos’ viene de la palabra Griega (HAGIOS) y significa: Sagrado, puro, moralmente sin culpa, apartado del pecado; esto es lo que somos los cristianos, personas separadas, apartadas del pecado para consagrar nuestras vidas al servicio de Dios. El amor del cual el Apóstol escucha de Filemón no es cualquier clase de amor, sino más bien, es un amor profundo existente por la gracia de Dios en el verdadero creyente. Podríamos entender a esta altura del estudio, que en esto se fundamenta la base de la petición de Pablo a Filemón, es como si le estuviera diciendo: “Filemón quiero proponeros una buena obra, ya habéis demostrado vuestro amor, ahora debéis seguir con una fe eficaz”, lo cual nos ubica en el siguiente encabezado.

El, ¿Para Qué?

“Para que la participación de tu fe sea eficaz en el conocimiento de todo el bien que está en vosotros por Cristo Jesús.” V. 6, en otra versión dice “de manera que la comunión de tu fe ha venido a ser eficaz en el pleno conocimiento de todo lo bueno que hay en nosotros para la gloria de Cristo.La fe de Filemón era una confianza y dependencia en Cristo; esto es lo que significa fe, convicción, fidelidad; es una certeza moral de una verdad acerca de Dios, una confianza total en Jesús como el Mesías acompañada de obediencia,  y es por esta fe que Pablo lo elogia.

Así que en este “¿para qué?” hallamos un ejemplo inspirador de conducta cristiana. Pablo está diciendo a Filemón, “se, que lo que se y he oído de ti es verdad, pero si quieres que esto sea eficaz, debes considerar lo que te voy a pedir”. Esto es, debes dar testimonio a este bebe espiritual (Onésimo) que tu fe es eficaz.

En otras palabras; Tu fe, tu amor, tu esperanza, las gracias que posees en Cristo y que infundes a los hermanos, me permiten mandarte lo que tengo la seguridad que aceptarás. Pablo le pide a Dios por Filemón para que la participación o comunión de su fe de sea eficaz en el conocimiento de todo el bien que está en Cristo, es decir, que sea común a los demás; para que ellos mismos puedan también ser beneficiados del testimonio de este hombre, al contemplar su actitud como de un cristiano ejemplar que infunde verdadero consuelo, noten lo que dice “Pues tenemos gran gozo y consolación en tu amor” V. 7ª, Pablo habla por todos al decir que tenemos gran gozo y consolación en el amor de Filemón. (El habla en primera persona cuando es estrictamente necesario, una persona que continuamente habla de sí misma, es muy posible que este llena de orgullo y vanagloria) Este amor, como ya lo hemos dicho, es un amor máximo que nos lleva a poder amar a nuestros hermanos, consolarlos y perdonar cuando es necesario.

Pablo dice que por medio de Filemón los corazones de los santos han sido confortados. Esto es lo que hace el amor verdadero en el cristiano verdadero, consuela y asiste a los santos que están en necesidad de amor y consolación. No debemos olvidar que en aquellos tiempos vivir como cristiano no era tan fácil como nos resulta a nosotros hoy, ya que muchos perdían sus vidas por causa de ser discípulos de Cristo. Cuando estos momentos difíciles venían, Filemón estaba listo para poder confortar los corazones de los santos: hermanos en Cristo. ¿Están siendo confortados los corazones de los santos por medio de nosotros? ¿Estamos contribuyendo para que los santos sean consolados por medio de nuestro amor?, hoy el amor de Cristo reflejado en la cruz, es nuestro verdadero consuelo, ¿no es esto suficiente para que nos perdonemos también?

Filemón quizá lo había hecho, pero ahora seria más difícil tratándose de alguien que él tuvo en su casa y trato como si fuera de su propia familia y quien  lo había defraudado. ¡Es imperativo que tengamos esta clase de amor en nuestras vidas! Todos pasamos por momentos difíciles en nuestras vidas, y por esto debemos de estar siempre preparados para consolar y confortar los corazones de nuestros hermanos en Cristo, aún de aquellos que nos han ofendido profundamente.

Estimado lector, lo invito a que pensemos en aquellas personas que nos han ofendido y a quienes hemos agraviado, debemos perdonar y pedir perdón; el reino de Dios es de valientes, capaz de enfrentar al gigante del orgullo y vencerlo mediante el perdón y la reconciliación. Filemón fue un bálsamo a quienes estaban heridos, seguidamente veremos que ahora necesitaría bálsamo para su propia herida. Es esta quizás la razón, por la cual Pablo argumenta en su carta de forma tan fraternal y amorosa al dirigirse a este hermano, pues en lugar de  apelar a su posición como apóstol, antes ruega como pidiendo un favor para sí mismo.

Cada uno de nosotros debe ocuparse de la edificación de una casa llamada perdón y debemos entender que esta casa solo puede ser habitada por la gracia, la paz y la reconciliación, debe ser continuamente visitada por la fe, la esperanza y el amor; y para poder construirla necesitamos vencer al gigante orgullo, matar el amor al YO y rescatar el amor por los demás, cuán grande lección aprendemos en esta carta, pero no solo debe quedarse en nuestro conocimiento, debe pasar a nuestra vida practica para de este modo poder reflejar el carácter de Cristo, aquí tenemos un cuando, un porque y un para que orar,  Pidamos perdón a Dios y procuremos hacer todo aquello que se deriva de su carácter.

Facebook Comments

Ivan Rodrigo Mejia

Cristiano por la gracia del Señor Jesucristo, vivo en Medellin – Colombia, y me congrego junto a mi esposa en la iglesia "La Gracia de Dios" de la misma ciudad. Si el contenido ha sido de edificación para usted, permita que llegue a más personas. Por favor, no olvide comentar, compartir y/o reenviarlo a más gente con el fin de propagar el mensaje.

Su servidor

Category: Estudio Carta a Filemon