¿Si Adán y Eva no hubieran pecado?

| January 21, 2017 | Reply

Recuerdo que cuando era niño tomaba la Biblia de vez en cuando para leer el Apocalipsis, yo no tenía ningún interés en otro libro de la Sagrada Escritura, Apocalipsis me parecía fascinante. Sin embargo varias veces desperté en la noche preocupado por la horrenda realidad que le esperaba a la humanidad, para aquel entonces ya me habían hablado de la historia del primer hombre y la primera mujer que caminaron sobre la tierra, por lo tanto, había en mi mente un breve relato de la trágica caída de Adán, de tal manera que a veces me lamentaba pensando, en cuán agradable sería esta vida si nuestros primeros padres no hubiesen pecado, de hecho fue precisamente esta forma de pensar, la que me acompañó desde la niñez hasta que llegue a ser un adulto.

Que dice la biblia?

Pero qué enseña la biblia al respecto, ¿realmente fue la caída de adán un evento imprevisto que significó, la pérdida de las bendiciones que desde un principio Dios tenía para su pueblo?, claro que no; la Biblia testifica que desde antes que Adán y Eva caminaran en Edén, el Dios de los cielos ya había establecido en el santo consejo de la trinidad, un plan que incluía la elección de unas personas. Ese momento que algunos teólogos denominan como la eternidad pasada, la escritura lo ilustra como “antes de la fundación del mundo”.

“según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,” Efesios 1:4

Vemos aquí un punto muy importante, si el pecado no hubiese entrado al mundo en Adán; las descendencias posteriores no habrían heredado dicho pecado, definitivamente el mundo seria diferente; no obstante la escritura muestra que desde antes del inicio de los tiempos, ya había un Cristo con el propósito de redimir a un pueblo; en otras palabras, la caída de nuestro primeros padres, fue dada por hecho desde antes que la tierra fuese creada.

sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros,” 1 Pedro 1:19-20

Fue Cristo una alternativa para solucionar un problema?

Algunos podrían pensar que Cristo fue una alternativa que Dios usó, para solucionar el problema de la desobediencia del hombre, pero realmente ese no fue su plan. He escuchado a cristianos decir, que Dios a través de la historia, ha ejecutado planes para salvar a una humanidad rebelde, y que pese a la dureza de su corazón, fue necesario que obrara la gracia y el sacrificio de Cristo, como la última carta de Dios. Una aseveración totalmente contraria a la escritura, pues el Señor todopoderoso dice en su palabra:

“Yo anuncio el fin desde el principio; desde los tiempos antiguos, lo que está por venir. Yo digo: Mi propósito se cumplirá, y haré todo lo que deseo.” Isaías 46:10

Es completamente antibíblico llegar a pensar que durante el curso de la historia y hasta nuestros días, han ocurrido eventos que motivaron un cambio en los planes que Dios estableció desde un principio; sin embargo, estudiar la caída de Adán y sus consecuencias como algo predeterminado por Dios, puede parecer algo difícil de aceptar si se observa desde una perspectiva humanista, que ubica al hombre como la motivación principal de la obra de Dios. No obstante, esto no es lo que enseña la Santa Palabra, debemos dejar en claro que el hombre no es el propósito fundamental de la creación; Dios, al revelarnos su conocimiento ha reiterado que el amor por su nombre es su primera motivación (Ezequiel 36:22) (Isaías 48:9), en consecuencia, podemos entender que el máximo bien eterno es su propia gloria (Isaías 42:8) y que solo de ella pueden derivar el gozo, la paz y la felicidad de sus criaturas.

 “¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria,” Romanos 9:22-23

Por lo tanto, desde Génesis hasta Apocalipsis debemos observar la gloria de Cristo como fin primordial de todo, así las cosas; es posible mirar la caída del Edén como un evento que no escapó a la voluntad divina, sino que por el contrario se dio por causa de la Gloria del Creador.

Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza;” Romanos 8:20

Del soberano plan de Dios y la responsabilidad del hombre.

En concordancia con lo anterior, podemos ver que la caída de nuestros primeros padres tenía el objetivo de glorificar a Dios en la persona de Cristo, pues por causa de esta,  la humanidad conocería el amor revelado en el Mesías prometido, más el conjunto integral de sus atributos; ahora, luego de una creación maldita por causa del pecado y totalmente en contraste al oscuro panorama que dejó la desobediencia, el hombre habría de conocer la fidelidad de Dios, su soberanía, su paciencia, su bondad, su misericordia y su gracia, como nunca jamás la habría conocido si el Edén hubiera permanecido hasta hoy.

Ciertamente el carácter soberano del Señor, está por encima de cualquier actuar voluntario del hombre, aproximadamente 4000 años más tarde; podemos observar a Judas arrastrado por su codicia entregando al Hijo de Dios. De acuerdo a la escritura, estaba esto predeterminado por el anticipado consejo del Padre (Hechos 2:23). La soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre, es un tema que muchos catalogan como un misterio en la providencia de Dios, yo particularmente pienso, que solo es cuestion de dar a cada término el lugar que le corresponde, en el estudio de una sana teología.

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.”Isaías 55:8-9

Para terminar, podemos ver como la caída del hombre en el Edén, hizo parte del plan de Dios para darse a conocer a su pueblo escogido, sin embargo, es pertinente resaltar que su soberanía en la ejecución de este máximo bien eterno, no excluyó la responsabilidad de Adán y Eva en su desobediencia, ellos decidieron voluntariamente seguir la mentira de satanás, y en consecuencia no sólo fueron expulsados del huerto, sino que también la creación fue objeto de maldición, un panorama oscuro, pero perfecto para que la gloria de Cristo brillara en su máximo esplendor.

Facebook Comments
Síguenos en!

Pedro de Jesus Gaona Cruz

Soy cristiano por la gracia del Señor Jesucristo, residente en Barranquilla – Colombia, casado y con dos hermosas hijas. Si el contenido ha sido de edificación para usted, permita que llegue a más personas. Por favor, no olvide comentar, compartir y/o reenviarlo a más gente con el fin de propagar el mensaje.

Su servidor
Síguenos en!

Category: Featured, Uncategorized