Cuando creo que quiero ir al cielo, pero deseo el infierno!

| January 10, 2017 | Reply

¿Cuando usted muera, a donde desea ir; al cielo o al infierno?. Contrario a lo que muchas personas responderían, la verdad es que gran parte de la gente que precipitadamente expone su anhelo de ir al cielo, realmente no desea saber nada del cielo que describe la Biblia, ciertamente multitud de seres humanos creen que desean ir al paraíso cuando sus días sobre la tierra lleguen a su fin. Sin embargo, muchos han inventado un cielo en sus mentes basado en fábulas, en donde gobierna cualquier tipo de dios menos el Dios de la biblia. Se han recreado para sí mismos un prospecto de edén, al cual quieren llegar para ser servidos como dioses y en donde no hay lugar para el verdadero Señor del universo.

Quizás en alguna época de mi vida alguien me hizo esta particular pregunta, y pensándolo bien muy seguramente mi respuesta no se desajusto a la tendencia general que conserva la humanidad cuando enfrenta el dilema sobre el cielo o el infierno, de seguro respondí como todos lo harían; no obstante, hoy tengo la certeza de que en aquellos días a pesar de exponer que quería una vida en el paraíso de Dios, yo realmente deseaba el infierno.

¿Porque puede pasar esto en los seres humanos? ¿en realidad es posible que crean que desean la vida eterna mientras ciertamente lo que anhelan es el infierno?. Si, claro que sí, y esto se debe a que desconocen realmente que Cristo es la esencia del cielo, que el Hijo de Dios es la fuente de vida eterna (Juan 4:14); que Él, se presenta así mismo como Rey soberano llamando a pecadores a que se arrepientan (Mateo 4:17); Él, es la plenitud de la deidad que se ofrece como pan de vida, pero este regalo de gracia es rechazado de manera irreverente por los hombres.

“Y no queréis venir a mi para que tengáis vida” Juan 5:40.

Por lo tanto, al excluir a Cristo de sus vidas, están limitados solamente a imaginar vanidades con el propósito de inflar sus propios sueños. Paradójicamente esto no es nada difícil de comprobar bajo el siguiente planteamiento:

Si a todas las personas que creen que desean ir al cielo, seguidamente se les convida a asistir por un par de horas a un lugar con las siguientes descripciones, muy seguramente se verán confrontadas de una forma muy particular.“Un lugar donde el pilar fundamental de la adoración sea Jesucristo (Apocalipsis 19:6-7), en este lugar; cada uno de de los invitados entrega su vida en sumisión al Hijo de Dios (Nehemías 9:6), ellos anhelan desprenderse de sí mismos para vivir una vida abnegada al Rey del universo, este corporativo en particular exclama gritos de júbilo por un Cristo que murió para rescatarlos de las vanidades del mundo (Isaías 43:3), y teniendo nada en sus manos para ofrecer a su Redentor, claman con todas sus fuerzas cánticos e himnos en alabanza (Apocalipsis 5:11-12).”

No voy a entrar a especular sobre cuántos de los creen que desean ir al cielo quisieran visitar un sitio con estas características, o en su efecto cuantos despreciarían una invitación de este estilo, lo cierto es que la anterior descripción es una breve representacion biblica del cielo, y si una persona ha imaginado la eternidad de una forma diferente a lo anteriormente descrito, ha pensado en una eternidad para sí mismo y voluntariamente a elegido la muerte segunda, esto es la separación absoluta de Dios.

“Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.” Mateo 25:30-33.

Aquellos a quienes Dios ha adoptado como coherederos del Reino en Jesucristo, ya han conocido el cielo desde el primer momento de su conversión, ellos fueron nacidos de nuevo (Juan 1:13) siendo sacados de sus miserias para ser sellados y regenerados por el espíritu santo (Tito 3:5); rescatados de su vana manera de vivir (1 Pedro 1:18) han sido soberanamente perdonados y están siendo santificados para esa vida en la eternidad. Quienes de veras tienen una reserva en el Reino Eterno, crecen enamorados de la Santa Palabra, anhelan congregarse con hermanos de la misma fe en Cristo para adorarle; y se deleitan cantando salmos, cánticos e himnos en alabanza,  estas personas podrían durar horas conversando de su Redentor, pues aun la imperfección misma intrínseca en ellos, les permite observar con más claridad la misericordia de aquel que los llamó de las tinieblas a la luz (1 Pedro 2:9).

Mi estimado lector, si usted es uno de los que desea ir al cielo, y su perspectiva es diferente a la bíblica, tenga por cierto que si las puertas del Reino de Dios se abrieran en este momento ante sus ojos, usted correría en dirección opuesta con todas sus fuerzas (Juan 5:40). Tenga por cierto que rechazar el regalo de salvación de nuestro Señor Jesucristo es elegir voluntariamente el infierno. Sin embargo, el Rey tiene su mano extendida frente a usted, y en la esperanza revelada a través del evangelio le está diciendo ven, arrepentíos porque el Reino de los cielos se ha acercado.(Mateo 4:17).

“El que confía en su propio corazón es necio; Mas el que camina en sabiduría será librado.” Proverbios 28:26

Facebook Comments
Síguenos en!

Pedro de Jesus Gaona Cruz

Soy cristiano por la gracia del Señor Jesucristo, residente en Barranquilla – Colombia, casado y con dos hermosas hijas. Si el contenido ha sido de edificación para usted, permita que llegue a más personas. Por favor, no olvide comentar, compartir y/o reenviarlo a más gente con el fin de propagar el mensaje.

Su servidor
Síguenos en!

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Uncategorized